creacion colectiva en lo público

Antoni Tàpies, Espiral i escrits, 2001 © VEGAP/Fundació Antoni Tàpies, Barcelona, 2010
En la ciudad de Barcelona la utilización del espacio público está cada vez más regulado. En un primer momento para que la ciudad pueda resistir a las agresiones contra el mobiliario urbano, o para un mayor control del trabajo sexual en la calle, además de la protección de los ciudadanos. En un segundo momento parece que la Ordenanza cívica se manifiesta castigando a los que menos tienen y apartando de lo público a las personas. Parece que además de ser un proceso de aburguesamiento, es un proceso de discriminación y de privatización del suelo público.
Ante esta regulación del suelo público, existen excepciones gracias a las cuáles el espacio público puede ser transformado como en las Festes de gràcia y la celebración de la Festa de la Merçé
El urbanismo social se encarga de hacer partícipe a los ciudadanos de los cambios que acontecen en su cuidad. Planificar la realización de una plaza, adecuar zonas para hacerlas asequibles al grueso social, etc.
Hay otras propuestas como la que se realiza desde la Asociación POCS (es la asociación independiente de artistas que investigan y desarrollan proyectos en el espacio público y que establece relaciones con diferentes colectivos) vinculada con la Universidad de Bellas Artes de Barcelona, que se apropian del espacio público para realizar creaciones colectivas. De esta manera se trabajan en distintos ámbitos (pag 240 del artículo) : desde las transformaciones socio políticas, Relaciones interpersonales, Migraciones y diversidad, Producción y rehabilitación urbana, Sociedad y naturaleza.
Estas propuestas en el espacio público son efímeras y cuestionan el espacio en si, interrogan a los transeúntes. Se plantean la relación entre el espacio público y la naturaleza. (pág. 241): La creación colectiva de la obra establece vínculos y maneras de participación del espectador antes pasivo y contemplativo, los vínculos son necesarios, nos ayudan a pensar y a concebir de manera más completa, Freyre decía que se sentía una persona intensamente carente y creía que una de las mejores virtudes era este sentimiento de carencia, de necesidad del otro.”Jamás me sentí bastándome a mí mismo. Necesito de los otros. Y es tal vez por eso que puedo entender que los otros también necesiten de mí”.
Como lograr adueñarnos un poco de nuestras ciudades, hacer un hueco que sea vivo y creativo, y no un uso normativizado. Pasear con el halo de la subjetividad, recrear y resignificar espacios y materiales intertes y por lo tanto fomentar múltiples miradas y diálogos polivalentes. Hacer llegar la poesía a la ciudad. Así sucede con los Susurradores de cuentos: artilugios simples, cartones de desecho de por ejemplo tela, que se pintan con colores y que pueden sacarse a pasear para susurrar a los oídos poemas, frases, palabras, tonos. Humanizar el ritmo proponiendo algo del sin sentido de la creación, algo que no sea práctico, si no que nos acerque un poco al eje, al suspiro.
Anuncios

Un comentario sobre “creacion colectiva en lo público

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s